El recuerdo de Carlos María Marginet

(por: Claudio omar Antunovich)  Era un famoso entrenador de fútbol infantil que desempeñó actividades en distintas instituciones como el Club Unión de Olivos y la Sociedad de Fomento La Lucila, a fines de la década del ’60, en los ’70 y ’80 y más allá también.

Carlos María Marginet, o ‘El Mono’, como todos le decían… estaba siempre de punta en blanco. Pantalón de tela clarito u oscuro -según el día-, camisa al tono, y zapatos siempre muy bien lustrados.

Él iba y venía por las calles de Olivos junto a su fiel compañera: una radio spika que no despegaba de su oído derecho, ya que le encantaba estar bien informado. Saludaba a todo el mundo, porque era de esos personajes mundanos bien conocidos. De los que no pasan desapercibidos. Jocoso, amable, jamás se mostró caído a pesar de los avatares propios de la vida, por eso siempre saludaba con su mejor sonrisa y no olvidaba decir alguna palabra o comentario adicional, ya que le gustaba regalar algo más de su humanidad.

Nadie sabía donde vivía ni tampoco cuál era su trabajo oficial, porque era una tumba en cuestiones personales. Pero era de esas personas que se daban maña para hacerse ver todos los días en sus parajes habituales y nadie dudaba de que se trataba de un hombre de bien, con mucha sociabilidad como una de sus características más destacadas.

Como se dijo en el copete de la nota, todos lo conocían como entrenador de baby fútbol, que desarrolló tareas en instituciones como el Club Unión de Olivos o la Sociedad de Fomento La Lucila. ¡Esa era su verdadera vocación apasionada!

Le encantaba ver fútbol y hablar todo el tiempo de eso. También le gustaba descubrir talentos del balón pie y afirmar a viva voz: “Yo les dije que era un jugadorazo”.

Jorge Villapún, el actual tesorero del Club Unión, dijo de él alguna vez:  “Si me pongo a hablar de Carlos podría escribir un libro lleno de anécdotas”.

‘El Mono’ siempre redoblaba apuestas y se la jugaba por lo que sentía, por eso, sin duda, a veces sus salidas no caían muy bien y no pocos le manifestaban su encono.  Quien escribe esta nota, recuerda que promediando la década del ’70 en la Sociedad de Fomento La Lucila, luego de una cruda derrota por goleada de la categoría ’62, dos días después -en el entrenamiento- le espetó a viva voz al DT de turno (Quique): “Lo que pasa es que se equivoca al armar el equipo, Pande (el 5) es en realidad arquero; Raúl (el arquero) es 5; y el puesto de Claudio no es de 7 sino de 4”.  Sin filtro y ¡muy corajudo, por cierto!

Nunca tuteaba a sus cachorros. Era una norma inquebrantable para él.  Y siempre les transmitía que además de entrenarlos a ellos, había formado y entrenaba a un equipo de lujo llamado ‘Los Canarios’. Pocos le creían, ya que no se sabía dónde jugaban ni contra quiénes, pero la anécdota era verdad nomás y la foto que vemos aquí de él junto al equipo con camiseta clarita es la muestra cabal de que no mentía.

Carlos María Marginet (‘El Mono’) falleció hace pocos años. Y hoy, merced a las redes sociales y a los diversos grupos de facebook la historia le ha dado un lugar preferencial. Cada foto que se publica de él se lleva un tendal de buenos recuerdos de todas aquellas personas que lo tienen presente con profundo afecto.



 

A %d blogueros les gusta esto: