Educación = Trabajo = Felicidad

Sin educación un país no tiene rumbo ni futuro. La educación tiene una gran importancia para defenderse en la vida, encontrar un trabajo, establecer vínculos sociales e incluso para ser feliz.

Hace dos siglos, el General San Martín aseguraba: “La cultura es la llave maestra que abre las puertas de la abundancia y hace felices a los hombres”.

Séneca dejó escrito que: “la única libertad es la sabiduría”;  Burke afirmaba: “la educación es la mejor defensa de las naciones”; y Epítecto: “Sólo la educación nos hará libres”.

Todos ellos dejaron una gran reflexión; por lo tanto hoy por hoy que estamos transitando el Siglo XXI debemos tomar conciencia que la educación es cada vez más imprescindible para alcanzar un puesto de alta jerarquía laboralmente, como así también para otros de menor cuantía.

Hemos entrado en la era de la ‘gran tecnología’ y no se debe quedar estancado porque continuamente se producen cambios en las técnicas de producción.

Existe una marcada competencia en las distintas profesiones, empleos y oficios; y en este sentido, quien continúe capacitándose, investigando, cultivando nuevos conocimientos o haciendo cursos de especialización, tendrá mayores posibilidades de progreso y de llegar a la plenitud de su aforo intelectual y laboral.

Socialmente, la falta de educación contribuye a que se incremente aún más desocupación. Si la demanda de empleo aumenta se debe estar altamente capacitado para ser tenido en cuenta. Y quien está trabajando debe estar al día con la tecnología moderna.

Por eso, actualmente hay fábricas y empresas que posibilitan hacer talleres de actualización a sus obreros y empleados.

Para lograr una plenitud total: nadie debe dejar de estudiar, leer e ilustrarse. Es la fórmula del éxito.  El modo de sentirse útil, apto, imprescindible y feliz.


Por: Claudio Antunovich



 

A %d blogueros les gusta esto: