El Matador fue goleado en la Bombonera

Arrancó ganando con el gol de Fede González y a pesar de la diferencia de jerarquía, estuvo en partido hasta el segundo gol de Boca; luego se desmoronó y fue aplastado con un 1-4 contundente.

Tigre iba a la Bombonera con el guiño de un Boca “suplente”. De todas maneras repasando los nombres en cancha estaba claro que el candidato era claramente el local, imagínese si ponía “titulares”.

La única esperanza era entender que en este deporte, el más débil le puede ganar al superpoderoso. Si jugas por encima de tu nivel y el rival no, se podía. Lamentablemente nada de eso paso.

Tigre arrancó bien y Boca dormido; gol de Fede González y parecía que se podía dar. Duró poco, el empate de Tevez complicó pero Boca no era superior colectivamente.

En el complemento se aguantó correctamente y hasta el equipo empezaba animarse a intentar, pero llegó el gol de Cardona y todo terminó. El equipo desapareció y mostró su peor cara. Sin reacción y entrega, quedó a merced de un Boca que fue encontrando más goles casi sin proponérselo seriamente.

Doloroso final para un equipo que va en caída libre y ni siquiera permite el mínimo atisbo de esperanza en función de una hipotética y milagrosa reacción. Para colmo de males esta vez, los resultados ajenos, complican más al momento de repasar los promedios. El mundo futbolero da a Tigre por muerto, nos resistimos a aceptarlo pero en la cancha, tristemente en lo que se refleja.




 

A %d blogueros les gusta esto: