V. López - S. Isidro - S. Fernando - Tigre - Malvinas Arg. - J. C. Paz

En papel: Desde 1993, Mensuario de Distribución Gratuita en Toda la Zona Norte

En la web: Actualización Periódica de Noticias

  ACTUALIDAD


Recuerdos: Humprey Bogart


Sombrero, gabardina y cigarrillo sin encender


Escribe: Alejandro Naveda


El delgado hilo de luz cae a velocidad constante sobre el amplio telón blanco. La imagen ampliada se forma, cobrando vida seres y lugares. En un café, donde un negro pianista aporrea las teclas de un piano reluciente.

Los sones de un melancólico tema invaden el ambiente. Una dama ha solicitado el tema; y al llamado de los compases imbuidos en dolor y nostalgia, el dueño del local asoma (aire taciturno y lejano, extraño y apático).

La orden surge, terminante, recordando algo dicho quién sabe cuando. “Sam”, recrimina, “creo haberte dicho que jamás volvieras a tocar esa melodía”. 

El pianista duda, la mujer que aparece, el hombre que vacila y no vacila. La atmósfera que se hace más tensa de lo que era. Es el punto de partida del climax…

Cuando se estrenó, ‘Casablanca’ supuso el pico más alto (hasta ese momento) de popularidad de su protagonista masculino.

Un hombre que se había ganado el derecho de lograr un protagónico a través de sus bien logradas actuaciones (casi siempre como el villano), en películas como: ‘Hermano Orquídea’; ‘El bosque petrificado’; y otras más.

Enfrentando a actores de la talla de James Cagney o Edward Robinson, lentamente demostró su capacidad y fue ganándose su lugar desde abajo.

Al llegar a su papel de Duke Mantee (que ya había representando en la obra teatral) de ‘El hombre petrificado’, su entrenamiento como el duro antihéroe llegaba a su fin, para luego dar paso a su otra cara. 

Esa que impondría el modelo de varias generaciones.

No fue sino hasta el extremo de ‘El halcón maltés’, que la imagen no fue completada.

Esta película junto al héroe de ‘Casablanca’, y más aún, el personaje quijotesco y romántico creado por Raymond Chandler (el detective Philip Marlowe, siempre con su gabardina, el sombreo algo ladeado y el cigarrillo en los labios, con un rictus amargo en el rostro), crearon el mito.

Todos han querido ser como su imagen le presentaba. El hombre capaz de dejar a la mujer que ama en manos de la policía, aún sabiendo el conflicto que esto significa en su corazón. O dejarle ir con otro, por más que su amor sea más fuerte que nada.

Es la personificación total del héroe romántico, al mismo tiempo que duro y melancólico.

Cuando el 14 de enero de 1957, su corazón dijo basta y su lenta extinción a cusa de una grave y penosa enfermedad se detuvo, muchos sintieron que moría un poco de cada uno con él. Pero a su muerte la leyenda nació y los cientos de admiradores devotos se multiplicaron.

Su imagen ha servido de modelo a miles de jóvenes de diferentes generaciones, que le descubrieron a través de las exhibiciones especiales o mediante la televisión.  Y éste es un logro de ese hombre, que supo que debía ser tan real en la ficción como en la vida real. 

Dando una imagen de transparencia que a muchos sorprendía. Demostrando que esa  ternura capaz de imponer a sus personajes no era falsa. Y así le adoran todos. Eso es lo que todos ven en él, en su imagen.

Se suceden las imágenes en la pantalla. Es un aeropuerto, y ya en el villano ha caído bajo las balas de su revólver.  Ahora se despide de ella y de parte de sí mismo. Mientras el avión levanta vuelo, camino por la pista en dirección a la ciudad.

El sombrero algo ladeado, la gabardina cerrada por el cinto y un cigarrillo aún sin encender entre sus labios. 

“Sabes, Louis, creo que este es el comienzo de una hermosa amistad”, le dice al hombre.  

Y la pantalla lo muestra irse. Sí, la amistad que forjó aún con los que no le conocieron pero le adoraron por los valores que representó.

Sombrero, gabardina y cigarrillo sin encender. Basto eso y la personalidad de Humprey Bogart para que el milagro sucediese.

La imagen se pierde, pero no para siempre. Mientras el cine y la devoción por él se mantengan., Bogie y su imagen estarán con nosotros. Aún a más de 50 años de su muerte. 




 

 



-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------s------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

Haga click en la tapa si desea ver la última edición de Para Todos, en papel

En la parte superior (en color celeste), está el número de cada página que usted podrá visitar. Y con el cursor, puede desplazarse a lo largo y ancho de la publicación

-----------------------------

En Papel: Periódico Mensual de Distribución Gratuita en Zona Norte. Para Todos no se hace responsable por los conceptos vertidos en las notas firmadas y las colaboraciones son ad honorem. Director y Propietario: Claudio Omar Antunovich. Asesora Legal: Dra. Aída Turiel. Teléfono de la Redacción: 15-5148-1442