V. López - S. Isidro - S. Fernando - Tigre - Malvinas Arg. - J. C. Paz

En papel: Desde 1993, Mensuario de Distribución Gratuita en Toda la Zona Norte

En la web: Actualización Periódica de Noticias

  ACTUALIDAD


La despedida de monseñor Jorge Casaretto


Con una multitudinaria misa de acción de gracias se celebraron los 28 años del ministerio episcopal de monseñor Jorge Casaretto. Fue en el atrio de la Catedral de San Isidro, en Avenida del Libertador 16.199.

Allí estuvieron presentes los cuatro intendentes de la Región Metropolitana Norte, el Dr. Gustavo Posse (San Isidro), Jorge Macri (Vicente López), Luís Andreotti (San Fernando) y Sergio Massa (Tigre).

La ceremonia también contó con la presencia del nuevo Nuncio Apostólico, el suizo Emil Paul Tscherrig, quien en enero pasado fue nombrado embajador de la Santa Sede en nuestro país por Benedicto XVI, y del nuevo obispo de San Isidro monseñor Oscar Ojea.

Y así, en una noche inolvidable, monseñor Casaretto leyó algunos párrafos de una emotiva carta para todos los presentes:  “El 19 de marzo se cumplirán 35 años que recibí la ordenación episcopal en Rafaela, diócesis en la que ejercí el ministerio hasta el año 1983 en que volví a San Isidro, primero como coadjutor de Monseñor Aguirre y después como obispo residencial. Hoy hago mías las palabras de Pablo a los Filipenses que encabezan esta carta y que fueron inspiradoras del lema que me acompañó a lo largo de mi ministerio episcopal: ‘Que la paz de Cristo reine en nuestros corazones’.

Como toda vida, la mía estuvo signada por luces y sombras, aciertos y errores. Pero fundamentalmente tengo una clara conciencia que el amor de Dios se antepuso a todos los acontecimientos y su gracia fue conduciendo mis pasos.

Quiero nombrar en primer lugar a monseñor Oscar Ojea, tercer obispo de San Isidro. En estos dos años que hemos compartido pudimos forjar una verdadera amistad cuyo centro ha sido y es el mismo Señor Jesucristo. Me alegra mucho que él sea ahora el obispo de todos ustedes.

Mi profunda gratitud a los hermanos obispos, sucesores de los apóstoles con quienes he podido trabajar por la Iglesia y por nuestro país en estos treinta y cinco años. Nuestro país tiene un episcopado inquieto, apostólico, misionero, muy comprometido con las realidades argentinas.

La misión de un obispo sólo es posible con la colaboración de los sacerdotes. La gran mayoría de los presbíteros de esta diócesis han sido ordenados por mí. Esto ha creado un lazo imborrable.

En estos años pudimos concretar la profética decisión del Concilio Vaticano II, de restaurar el diaconado permanente. Mi gratitud a todos aquellos que avanzaron en esta decisión y a quienes me siento unido tan fuertemente por haberles conferido este sagrado ministerio.

Creo sinceramente que en esta diócesis hay un laicado participativo y con notables inquietudes apostólicas. Me siento muy agradecido por tantas iniciativas y realizaciones que han dado vida a esta Iglesia Diocesana y fortalecido las diversas comunidades.

Saludo también a los jóvenes. Los que fueron jóvenes en otros tiempos y los que son ahora jóvenes que siguen a Jesús y que han dado y dan a nuestra Iglesia fortaleza y esperanza.

Dios ha creído necesario que en este tiempo crezca en mí una conciencia mucho más viva de necesidad de su misericordia y su perdón que sigan sosteniendo mi ministerio.

Seguramente, el Señor también permitirá que estos dos sentimientos encuentren más espacio de oración en mi vida. Estoy seguro que en su Providencia El sabe mejor que yo acerca de lo que será mi actividad en estos próximos años, pero de lo que estoy seguro es que El desea que rece aún más y que lo que físicamente no pueda realizar, porque las fuerzas sin duda disminuirán, lo supla por un mayor tiempo de contemplación”.

A los jefes comunales, Casaretto les dijo: “Ustedes pertenecen a diferentes partidos políticos, pero sería bueno que sigan trabajando en conjunto por el bien de la Región Metropolitana. Ese gesto sería un ejemplo para el país”.

Tal mensaje despertó el aplauso de la multitud presente.

Previo a la misa se proyectó en una pantalla gigante emotivos momentos de la vida de monseñor Casaretto.

Además, participaron del oficio religioso los ex intendentes de Vicente López Enrique García, y de San Fernando Osvaldo Amieiro. Como también, la presidenta del Concejo Deliberante de San Isidro Lic. Rita Kuzis, entre otros concejales y autoridades municipales.  Y sacerdotes de la diócesis de San Isidro, obispos de diferentes diócesis del país, representantes de entidades intermedias y feligreses.

Tras la ceremonia y previo a un gran banquete para los presentes, el intendente de San Isidro, expresó: “Esta celebración, además de festejarse los 28 años del ministerio episcopal de Casaretto representa para nosotros el inicio de una nueva etapa, en la cual él ya no es más obispo de nuestra diócesis. Personalmente no sabía cómo iba a impactar este cambio de obispo, pero hoy puedo decir que estamos muy conformes, ya que se ha realizado una muy buena transición entre Casaretto y Ojea.

La diócesis de San Isidro resulta un muy buen ejemplo de cómo el Estado y la Iglesia pueden caminar juntos por el bien común”.


Con los medios de prensa


“Quiero agradecer el muy buen vínculo que hemos tenido todos estos años con la prensa, así como su actitud servicial hacia la Iglesia al momento de comunicar nuestras actividades al pueblo”, enfatizó el saliente obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto al despedirse de los periodistas y comunicadores de los medios zonales. 

Así, minutos previos a la ceremonia religiosa celebrada en la Catedral de San Isidro, Casaretto señaló: “A través de una sabía medida que posee la Iglesia, cuando los obispos cumplimos 75 años debemos presentar la renuncia. Me siento bien en lo físico, espiritual y mental, pero lo cierto es que las fuerzas disminuyen y el peso de las responsabilidades de la diócesis es muy fuerte”. 

En ese encuentro con la prensa, anunció que seguirá trabajando como miembro de la Pastoral Social.

Tras 28 años del ministerio episcopal, Casaretto se desempeñó como obispo de la diócesis de San Isidro entre el 13 de mayo de 1985 y el 30 de diciembre de 2011, fecha en que Casaretto renunció para ser reemplazado por monseñor Oscar Ojea.

El obispo también se refirió a la pobreza y a la educación: “Por un lado, lo que queda pendiente es un trabajo más extenso sobre la pobreza en Argentina, ya que aún hay focos importantes ligados a temas educativos y laborales. Por otro, el deseo de que Jesucristo sea conocido e interpretado en la cultura actual. Y que la Iglesia pueda llegar con su mensaje a todos. La educación es la base de la superación de la pobreza, se trata  de una tarea esencial en la cual Oscar Ojea seguirá avanzando”.

Como balance sobre sus años en el ministerio episcopal, Casaretto reflexionó: “Es muy difícil decir si las expectativas se cumplieron, esas evaluaciones se las dejo a Dios”. 

Finalmente, con respecto a los comunicadores, sostuvo: “Tuve la gracia de estar seis años presidiendo la Comisión Episcopal de Medios, lo que me sirvió para tomar contacto con muchos periodistas de todas partes. Resulta importante la necesidad de que los medios puedan seguir expresándose y generen cada vez más comunión entre la gente”.


Sobre monseñor Jorge Casaretto:


Nació en Buenos Aires el 27 de diciembre de 1936 y fue ordenado sacerdote el 5 de setiembre de 1964 en la Catedral de San Isidro. Fue elegido obispo de Rafaela el 28 de diciembre de 1976 por Pablo VI y ordenado obispo el 19 de marzo de 1977.

Luego, trasladado como obispo coadjutor de San Isidro el 14 de marzo de 1983 y tomó posesión de ese cargo el 15 de junio de 1983. Inició su ministerio pastoral como segundo obispo de San Isidro (reemplazando a monseñor Antonio María Aguirre) el 13 de mayo de 1985.

Casaretto renunció por haber alcanzado la edad de 75 años el 30 de diciembre de 2011, siendo reemplazo por monseñor Oscar Ojea.

En la Conferencia Episcopal es miembro de las Comisiones de Pastoral Social y de Pastoral Universitaria.




 

 



-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------s------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

Haga click en la tapa si desea ver la última edición de Para Todos, en papel

En la parte superior (en color celeste), está el número de cada página que usted podrá visitar. Y con el cursor, puede desplazarse a lo largo y ancho de la publicación

-----------------------------

En Papel: Periódico Mensual de Distribución Gratuita en Zona Norte. Para Todos no se hace responsable por los conceptos vertidos en las notas firmadas y las colaboraciones son ad honorem. Director y Propietario: Claudio Omar Antunovich. Asesora Legal: Dra. Aída Turiel. Teléfono de la Redacción: 15-5148-1442