V. López - S. Isidro - S. Fernando - Tigre - Malvinas Arg. - J. C. Paz

En papel: Desde 1993, Mensuario de Distribución Gratuita en Toda la Zona Norte

En la web: Actualización Periódica de Noticias

  ACTUALIDAD


Informe especial


Irresponsabilidades ecológicas que producen el cáncer de piel


La enciclopedia médica del Doctor Stanley L. Robins, ‘Patología Estructural y Funcional’,  define el Cáncer como: “ Tumor sólido, maligno, que degenera en úlcera, corre los tejidos orgánicos animales y es casi siempre incurable; afectando no solamente al hombre sino a animales  e incluso peces”. 

Esta enfermedad amenaza al ser humano desde su propia existencia y junto al SIDA forma parte, hasta entonces, del universo de lo incurable. 

Una de las formas más comunes en que se manifiesta el cáncer en el cuerpo humano es en la piel y una de las causas que lo provocan es el efecto de los campos electromagnéticos.

La electricidad produce fuerzas electromagnéticas que se liberan al ambiente y tanto el hombre como otras formas de vida están expuestos a estas radiaciones.

El tema preocupa, y mucho, si tenemos en cuenta que en los últimos treinta años, la densidad electromagnética (cantidad de radiación por unidad de volumen) se ha  multiplicado por mil millones.

Esta descomunal cifra tiene su origen en un espectacular aumento de la electricidad, fuente de energía necesaria para que funcionen los electrodomésticos, aparatos electrónicos de oficina, las antenas de radio y televisión, los radares, tecnologías sanitarias, los múltiples procesos industriales... Y los efectos y alcances están en estudio.

Pero estamos en condiciones de afirmar, que si bien las ondas no ionizantes tienen una energía insuficiente para destruir células, algunos estudios sugieren que pueden alterarlos (las ionizantes son capaces de destruir por completo las estructuras biológicas).

Dentro del espectro continuo electromagnético, la frontera entre las ionizantes y las no  ionizantes está situada entre la zona intermedia del ultravioleta.  

Así, las radiaciones no ionizantes incluyen algunos ultravioletas, la luz visible, los  infrarrojo, las microondas y las radiofrecuencias.

Fuentes de rayos ultravioletas son los aparatos de bronceado artificial; los infrarrojos se producen en algunos aparatos de calefacción y cocina; generadores de microondas son los hornos (tantos domésticos como industriales); en tanto que las antenas de las emisoras de radio y televisión son intensas productoras de radiofrecuencias.  

Sin embargo, a medida que uno se aleja de estas fuentes disminuye el peligro; las líneas de fuerza de los campos electromagnéticos que se forman en torno a ellos se van debilitando a medida que uno se aleja.

Por ejemplo: una aspiradora casera emite a tres centímetros un flujo que va de 200 a 800 microstelas (ut) mientras que a un metro el flujo es de apenas 2 ut.

De acuerdo a un minucioso estudio efectuado con animales, podríamos asegurar qué aparatos o fuentes electrónicas son más peligrosas para la salud del ser humano.

En tal sentido, las líneas de alta tensión ocupan el primer lugar en la escala de riesgos; en tanto, las redes de conducción eléctrica montada en las calles y en la propia vivienda  figuran en segundo lugar; mientras que el efecto de las mantas eléctricas, por su proximidad al cuerpo, es peligrosísimo, y está en tercer lugar.

Las terminales de ordenadores y los televisores vendrían en cuarto lugar; los relojes eléctricos y ventiladores en quinto; y las lavadoras, secadoras de pelo, afeitadoras y  hornos a microondas en sexto.

No obstante, el uso de ese tipo de electrodomésticos no es directamente proporcional al cáncer.

Todo depende del organismo de cada uno y de una serie circunstancias, como por ejemplo, factores hereditarios.       

Pero, en todos los casos nunca está demás tomar ciertas precauciones. 

En el caso de los televisores se sugiere situarse a una distancia de no menos de 90 cm. Los relojes electrónicos y ventiladores, deben mantenerse alejados de la cabeza y se recomienda situarlos a una distancia mínima de 75 cm.

En tanto, en el caso de las mantas eléctricas lo mejor es desenchufarlas antes de dormirse.


Estudios


Todos estos datos, estadísticas y sugerencias no surgen de la nada. Según un estudio  epidemiológico, realizado por David A. Savitz, de la universidad de Carolina del Norte, los hijos de madres que han utilizado mantas eléctricas durante el embarazo tienen una probabilidad dos veces y media mayor de padecer tumores cerebrales, así como un setenta  por ciento más de desarrollar leucemias. 

Una investigación, realizada por el Centro Kayser, sobre una muestra de 1.600 mujeres  embarazadas, dedujo que existía una doble posibilidad de abortar durante los tres primeros  meses de gestación, entre las mujeres que al menos pasaban veinte horas semanales ante un ordenador.

Uno de los primeros indicios de la acción de las radiaciones no ionizantes sobre la salud humana surgió, hace ya algunos años, con las molestias que padecían los controladores de radar: jaquecas y fatigas oculares, entre otros síntomas. 

La mayor parte de los conocimientos sobre los efectos de las radiaciones no ionizantes proviene de experimentaciones con animales, realizadas en condiciones extremas. 

“Bajo la acción de estos campos, el sistema nervioso cambia su funcionamiento, se  producen trastornos neurofisiológicos y, por consiguiente, variaciones en el comportamiento del animal.

Los efectos oculares se centran en el cristalino (blanco de las radiaciones radiofrecuencias y microondas). También se ven alterados el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, y  aparecen trastornos hormonales.

El sistema inmunitario de ciertos animales también es afectado, modificando la respuesta  del organismo en su batalla por defenderse de los agentes extraños. Se han observado variaciones en el sistema reproductor, siendo el testículo uno de los órganos más sensibles,  e incluso llega a modificarse la producción de esperma.  

El desarrollo fetal de los animales de experimentación también se altera, provocando abortos y malformaciones.

Finalmente, se han observado transformaciones en los cromosomas, así como  modificaciones en las estructuras y funciones de las células”,  reza un estudio efectuado en la Universidad de Pensylvania. 


La capa de ozono


Si bien la contaminación electromagnética es uno de los factores que altera seriamente la salud del ser humano, y como vimos, puede llegar a provocar tumores en la piel; este tipo  de flagelo, lejos de atenuarse, tiende a extenderse en el futuro por uno de los desastres  ecológicos más terribles producidos por la irresponsabilidad del hombre: la rotura de la Capa de Ozono.

El ozno es una forma rara del oxígeno con una molécula de tres átomos, en lugar de los dos normales.  

El único lugar de la atmósfera donde este gas resulta abundante es la estratosfera, entre los quince y los setenta y cinco kilómetros de altura. 

Allí, cumple un rol fundamental: ataja hasta el cien por ciento de la radiación ultravioleta de tipo ‘C’ y el noventa por ciento de la de tipo ‘B’, dos colores invisibles de la luz solar capaces de causar quemaduras y daños genéticos atroces. 

Sin el escudo de ozono, la vida en la Tierra sólo sería posible en el mar y además a cierta profundidad.

En 1986, se detectó una disminución considerable y preocupante en la Antártida que hizo  correr alarma por todo el mundo.

En esa región el registro habitual se ubicaba en trescientos y trescientos cincuenta unidades Dobson (UD), que miden  la cantidad de moléculas de este cas por cnetímetro cuadrado de terreno; con tendencia a bajar a doscientos cincuenta en primavera.

Cuando se lo midió en 1986, los niveles primaverales llegaron a oscilar entre los ciento  cincuenta y doscientos UD. mientras que en 1989 llegó a ciento veinticinco UD. Y en 1990 el TOMS midió ciento diez UD.

Los estudios efectuados indicaron que el fenómeno se debe al efecto producido por la utilización de freones, por lo que miembros de todas las naciones reunidas en Montreal (Canadá), en 1989, acordaron una medida industrial común para proteger el medio ambiente: la de ir reduciendo su fabricación para llegar al año 2000 con la mitad del consumo actual.

Sin embargo, el doctor Robert Watson, de la NASA , opinó que: “si se detuviera toda la producción de freones hoy mismo, la cantidad acumulada es la atmósfera seguiría haciendo  perdurar el agujero antártico de ozono al menos hasta el año 2075”.


¿Afecta esto a la Argentina?


Un dato interesante: sólo el 11 por ciento de la población de nuestro país utiliza productos que previenen contra las alteraciones de la capa de ozono. Teniendo en cuenta la cercanía  geográfica con la Antártida, este índice debería crecer en los próximos años (para eso es necesario información y campañas de prevención) considerando que es muy probable que el problema se agrave.

Sin embargo, según el Servicio Meteorológico Nacional, el  agujero de ozono sigue siendo un fenómeno localizado en el espacio y en el tiempo: sucede únicamente sobre la Antártida y sólo en primavera.  

Hasta entonces no se midió ningún bajón importante sobre el territorio continental de la Argentina. 

Los aparatos de registro de la estación porteña de Villa Ortúzar, dieron valores perfectamente normales en los primeros días de octubre de 1990. 

A su vez, informes de la Organización Metereológica Mundial (de las bases de Estados Unidos, Japón, Nueva Zelandia, el Reino Unido y los satélites operados por la NASA), destacaron en ese mismo período que se registraron en Marambio y South Pole, los valores mínimos récord desde el inicio de las mediciones.

Las ozonosondas registraron la completa destrucción del ozono entre los 16 y 22 kilómetros de altitud sobre la superficie antártica pero aseguraron que si bien estos datos son realmente preocupantes, el nivel de destrucción no afecta a la superficie territorial de la Argentina, aunque ante la gravedad de la situación, debemos estar alertas.

Distintos factores contaminan el ambiente y el desequilibrio ecológico cada vez crece más y provoca desastres.

Sin duda, el futuro de la humanidad depende de una crucial elección: terminar con los negocios que ponen en peligro la salud de todos, o ir hacia una muerte segura.


*  Fuente:  ‘Conocer y Saber’  


*  Nota correspondiente al ejemplar número 5 (marzo de 1994).       






 

 



-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------s------------

-----------------------------

Haga click en la tapa si desea ver la última edición de Para Todos, en papel

En la parte superior (en color celeste), está el número de cada página que usted podrá visitar. Y con el cursor, puede desplazarse a lo largo y ancho de la publicación

-----------------------------

En Papel: Periódico Mensual de Distribución Gratuita en Zona Norte. Para Todos no se hace responsable por los conceptos vertidos en las notas firmadas y las colaboraciones son ad honorem. Director y Propietario: Claudio Omar Antunovich. Asesora Legal: Dra. Aída Turiel. Teléfono de la Redacción: 15-5148-1442