V. López - S. Isidro - S. Fernando - Tigre - Malvinas Arg. - J. C. Paz

En papel: Desde 1993, Mensuario de Distribución Gratuita en Toda la Zona Norte

En la web: Actualización Periódica de Noticias

  ACTUALIDAD


Opinión


'La democracia de mosaico'


Por: Hugo César Renés


En la Argentina, la sociología aplicada resalta desde hace algo más de tres décadas que no se ha logrado alcanzar la integración de las partes con el todo, porque no existe una integración de fines. 

Este fenómeno, fácilmente observable a través de mediciones psicosociométricas, se traduce en la inexistencia de un proyecto sugestivo de vida en común con la ausencia de valores compartidos u objetivos por los que “valga la pena luchar”.

De lo expuesto, se advierte la cristalización de un clima cultural que, basado en corrientes filosóficas que caracterizan a la denominada posmodernidad está ejerciendo influencias en las creencias y actitudes en el estrato de los adolescentes y en ciertos sectores de nuestras clases medias urbanas.

Dicho “clima de ideas” se basa en valores hedonistas, respeto por las diferencias de cualquier naturaleza, culto de la liberación personal y a la expresión libre.

La palabra autonomía ha pasado a tener hoy un nuevo significado. Esto se traduce en el rechazo por las reglas sociales uniformes y la lógica imperante en la actividad política, económica, moral e incluso escolar.

En definitiva, hay un repudio hacia la etapa que autores europeos definieron como de la edad democrática autoritaria, que se caracterizó por alojar las formas de preferencias y expresiones singulares, eliminando las particularidades idiosincrásicas, lingüísticas y étnicas.

El individualismo exacerbado que irrumpe hoy en nuestra sociedad está caracterizado por una paleta infinita de placeres, interpretando a la cultura como una estructura permisiva identificada con la pulsión del momento.

Así, la democracia individualista, opuesta a la totalitaria, supone el derecho de cada uno a la cultura de su elección y no el acceso de todos a la cultura.

La nueva etapa está definida por la voluntad de autonomía y de particularización de los grupos e individuos que reivindican así su propia identidad. 

Estos microgrupos, que en la sociedad moderna se hallaban subordinados a los grandes agrupamientos que definían a la sociedad (iglesia, agrupaciones políticas, sindicatos, etc.), pasan a primer plano frente a la crisis de las organizaciones mayores y generan una compleja y enmarañada red de grupos secundarios.

De esta manera, está desapareciendo la imagen rigorista de la libertad y se apuntala el libre despliegue de la personalidad íntima, la legislación del placer y la modelación de las instituciones en base a las aspiraciones de los individuos.

Esta democracia de mosaico está provocando un fenómeno psicosocial que, en poco tiempo más (por no decir ahora mismo), constituirá un gran desafío para los partidos políticos: el consenso masivo resultará cada vez más difícil de conseguir.

“Nuestra democracia está alcanzado el punto de bifurcación: o salta a un nivel superior, o se desintegrará”.





 

 



-----------------------------

-----------------------------

 

-----------------------------

Haga click en la tapa si desea ver la última edición de Para Todos, en papel

En la parte superior (en color celeste), está el número de cada página que usted podrá visitar. Y con el cursor, puede desplazarse a lo largo y ancho de la publicación

-----------------------------

En Papel: Periódico Mensual de Distribución Gratuita en Zona Norte. Para Todos no se hace responsable por los conceptos vertidos en las notas firmadas y las colaboraciones son ad honorem. Director y Propietario: Claudio Omar Antunovich. Asesora Legal: Dra. Aída Turiel. Teléfono de la Redacción: 15-5148-1442